El proyecto

Título:
Vulnerabilidad social y embarazo adolescente en la Ciudad de México
Responsable técnico:
Dr. Pablo Armando González Ulloa Aguirre
Área en que se inscribe el proyecto:
Ciencias Sociales y Economía
Disciplina:
Sociología, Problemas Sociales
Palabras clave:
Vulnerabilidad social, embarazo adolescente en la Ciudad de México
Institución responsable:
Universidad Nacional Autónoma de México
Dependencia:
Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México

 

 

Antecedentes

El embarazo adolescente[1] ha cobrado importancia en la agenda política y social de México y el mundo en las últimas dos décadas. Esto es así, pues empíricamente se ha observado que la el embarazo adolescente se vincula con trampas de pobreza intergeneracional (Banco Mundial, 2012; González Ulloa y Jiménez, 2014), las cuales se hacen visibles en la relación que existe entre el número de madres menores de 20 años, su nivel educativo y grado de vulnerabilidad (Welti, 2000; Menkes, 2003), así como en los potenciales riesgos que este tipo de embarazos tienen en la salud física y mental de las madres y los recién nacidos (Escobedo, 1995; Serrano, 2003).

A escala mundial, la correlación que existe entre embarazos adolescentes y vulnerabilidad social sigue siendo un desafío para los gobiernos y grupos en mayor desventaja: cada año 16 millones de adolescentes en el mundo dan a luz; el 90% de estos embarazos ocurre en países en desarrollo (Fondo de Población de las Naciones Unidas, 2010).

América Latina y el Caribe registran la segunda tasa de fecundidad más alta del rango etario (12 a 19 años) en todo el orbe con una tasa de 75.67 nacimientos por cada 1000 mujeres adolescentes. El primer lugar lo ocupa África, con 103.4 nacimientos. La tasa más baja la tiene Europa, con solo 17.41 nacimientos (Ibíd)…

En México de acuerdo a Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en 2012, la tasa de fecundidad fue de 63 nacimientos por cada 1000 mujeres adolescentes, comparada con la tasa mundial que fue de 45 (Banco Mundial, 2014)[2].

La cifra del embarazo adolescente en el país ha llevado al gobierno federal a reconocer este fenómeno como un problema de salud pública y de violación sistemática a los derechos humanos de las y los adolescentes. El interés por atender esta problemática se hizo visible con la instalación, en 2014, del Grupo Interinstitucional de la Estrategia Integral para la Prevención del Embarazo Adolescente, el cual tiene por objeto articular esfuerzos de las instancias relacionadas con la salud, la educación y el desarrollo social, federales y municipales, a través de acciones de información y de atención a grupos en desventaja social (Segob, 2014).

De acuerdo con Azevedo (2012), otro factor vinculado al embarazo adolescente es el costo social que tiene. Las mujeres en México que han sido madres en la adolescencia incrementan sus niveles de vulnerabilidad, con lo que aumenta su demanda hacia programas sociales; y por tanto su dependencia hacia la asistencia social. Lo anterior representa un costo enorme para la sociedad en rubros como el económico, el cultural y el social. Así, ante esta problemática, se vuelve imprescindible una investigación al respecto que pueda orientar al rediseño de las políticas públicas que permitan conducir hacia una mejor decisión a aquellos adolescentes que son amenazados por las consecuencias de un embarazo no planificado.

En el caso de la Ciudad de México también se hace evidente el vínculo entre pobreza y fertilidad en adolescentes. En la capital del país, cuyo grado de escolaridad es de 10.8 años en promedio[3], se observa un menor número de embarazos adolescentes: la tasa de fecundidad para esta entidad federativa es de 49.2, menor a la nacional, la cual se ha señalado es de 63. Sin embargo, también se observa que las delegaciones con mayor grado de marginación y menor grado de escolaridad tienen un mayor índice de fertilidad adolescente. Así, cerca de la “tercera parte de los 61 mil 882 partos que realizó la Secretaría de Salud del Distrito Federal (SS-DF) en 2011, fueron en adolescentes, muchas de ellas originarias de zonas pobres de las delegaciones Iztapalapa, Tláhuac y Gustavo A. Madero, donde el inicio de la vida sexual se ha reducido a los 10 y 11 años de edad” (Inegi, 2012;Conapo, 2012).

Porcentaje de mujeres de 15 a 19 años con al menos un hijo nacido vivo


Fuente: Mapa y tabla elaborados en el SCINCE 2010 del INEGI, con información del Censo 2010

Y aunque existen vacíos de información sobre el embarazo adolescente en la Ciudad de México (como se puede apreciar en la tabla de abajo que data de 2005 y no hay información actualizada), como el índice de fertilidad por delegación y por AGEB, los cuales este proyecto atenderá y señalará; sí hay elementos para referir que el vínculo entre vulnerabilidad y fertilidad sigue estando presente en este espacio local. Por ejemplo, lo anterior se hace evidente al observar que en la capital del país cada mujer tiene en promedio 1.4 hijos[4]. La delegación con el menor promedio es Benito Juárez con 0.88 hijos por mujer. Milpa Alta ocupa el mayor promedio, con 1.76 hijos. Cabe señalar que la escolaridad de mujeres de 12 años y más con al menos un hijo nacido vivo en Benito Juárez es de 11.7 años. En Milpa Alta cuentan con una escolaridad promedio de 7.8 años (INEGI, Datos de la Ciudad de México, 2011). Esto sustenta que en el caso de esta entidad federativa, la fórmula de a mayor escolaridad, menor número de hijos puede ser válida.

En la Ciudad de México, de cada 100 mujeres que son madres 5 no tienen escolaridad, 54 tienen al menos un grado aprobado en primaria o secundaria, 24 cuentan con alguno en educación media superior y 15 tienen al menos un año aprobado en estudios superiores (INEGI, 2007).

No obstante, el nivel educativo es sólo una de las variables que influyen en el embarazo en general, y el embarazo adolescente en particular. Otra variable es el nivel socioeconómico y la actividad económica de la madre (Menkes, 2004). En la capital del país, las madres con educación media superior y superior son las que poseen la mayor tasa de participación económica con 61.8%; quienes no terminaron la primaria tienen una tasa de 33.8% (INEGI, 2009). El promedio de escolaridad de las madres trabajadoras es de 10.4 años de estudio, nivel de educación equivalente al primer grado de preparatoria o bachillerato (Ibíd).

De los nacimientos ocurridos y registrados en 2008, el 36.7% son de madres que trabajan, aunque por delegación las diferencias son significativas: “en Benito Juárez es donde se observa el mayor porcentaje de nacimientos registrados de mujeres trabajadoras (62.9%), le sigue Miguel Hidalgo con 47.5% y Coyoacán con 46.6%; mientras que Milpa Alta presenta el menor porcentaje (18.2%) junto con Tláhuac, 24.2 por ciento”. (INEGI, 2008).

Con base en lo anterior, es posible trazar ciertas líneas de investigación que identifican que el vínculo entre vulnerabilidad social y embarazo adolescente está presente en la Ciudad de México; a pesar de ser la entidad con menor tasa de fecundidad en adolescentes menores de 20 años del país, la capital debe compararse con ciudades de características similares en su importancia a nivel global. Así, por ejemplo, se tiene que la tasa de fecundidad en adolescentes en ciudades como Quebec, Canadá es de 11.4; en Londres, Inglaterra es de 19.8 y en Barcelona, España es de 7.0.[5]

En este contexto surge el interés por abordar la problemática del embarazo adolescente en esta entidad federativa, cuyo objeto es analizar, desde una perspectiva multidisciplinaria; cómo la pobreza y la falta de oportunidades educativas se vinculan con una maternidad temprana en la capital del país.

Para dicho fin, el proyecto se presenta como una investigación teórica-empírica con las siguientes características:

Diagnóstico que integre información sobre el estado de la cuestión del embarazo adolescente en la Ciudad de México, así como distintas teorías y enfoques que explican el fenómeno.

Análisis de las políticas públicas en materia de prevención del embarazo adolescente y otras que coadyuven a disminuir la problemática, a nivel federal, local y delegacional, implementadas desde el año 2000, que permitirá interpretar el fenómeno con mayor precisión a partir de estos elementos de investigación.[6]

Grupos de enfoque, que permitirán identificar cuál es la percepción que las y los adolescentes tienen acerca de esta problemática, así como de las políticas públicas que se han implementado para atenderla.

Documental etnográfico, en el que se recuperarán los testimonios de los adolescentes con el fin de conocer elementos que aporten información sobre la situación de las y los adolescentes y sus experiencias en torno al tema.

Finalmente con el objeto de colocar el tema en la agenda política y social, se llevarán a cabo actividades de difusión y divulgación, las cuales constarán de boletines informativos (de prensa y electrónico), la publicación de los avances en una página web y el uso de redes sociales.

 

Hipótesis

Si la pobreza y la falta de oportunidades educativas se vinculan con un mayor número de embarazos adolescentes, entonces, en la Ciudad de México, caracterizado por la desigualdad socio-territorial existente entre delegaciones; las catalogadas con un mayor nivel de vulnerabilidad y de menor acceso educativo son más susceptibles de padecer esta problemática, lo cual hace evidente la necesidad de fortalecer políticas públicas orientadas a las y los adolescentes de la Ciudad de México. Esto bajo la lógica de enfrentar los problemas que derivan del embarazo adolescente con respecto a las variables que articulan el proyecto (educación y condición socioeconómica).

 

Objetivos General  

  • Determinar desde un enfoque multidisciplinario las relaciones de causalidad entre la vulnerabilidad social y el embarazo adolescente, factores estimulados por el desequilibrio económico y educativo en la Ciudad de México.

 

Objetivos particulares

  • Ponderar los costos (individuales, sociales y económicos) del embarazo adolescente y la maternidad temprana en la Ciudad de México.
  • Identificar las políticas públicas, desde el año 2000, que atiendan o coadyuven en la prevención del embarazo adolescente para determinar si éstas han logrado disminuir los índices de fertilidad y mejoraron las condiciones socioeconómicas y educativas de los adolescentes.
  • Conocer cuál es la percepción de las y los adolescentes respecto a esta problemática y a las políticas públicas dirigidas a atenderlo.
  • Identificar y analizar, a través de los grupos de enfoque, cuáles son los elementos fundamentales que han estado ausentes en las políticas públicas dirigidas a atender el embarazo adolescente y que han limitado su eficacia.
  • Difundir y divulgar la información, mediante diversos medios (congreso, documental etnográfico, boletines y página web).

Metodología

El presente trabajo se desarrollará en dos etapas. En la primera, se hará una revisión crítica de material bibliográfico, hemerográfico y estadístico, que dé cuenta del estado de la cuestión del embarazo adolescente en la Ciudad de México, considerando los enfoques teóricos de mayor de relevancia a nivel internacional.

Se realizará un análisis cuantitativo de la situación del embarazo adolescente y de las características educativas y económicas de las y los adolescentes en la Ciudad de México a nivel delegacional y a nivel AGEB urbana. A partir de este estudio estadístico se realizará un diagnóstico espacial con el uso de Sistemas de Información Geográfica que permitirá visualizar por AGEB en cada una de las delegaciones las zonas en las que específicamente prevalece este problema público.

Lo anterior será la base para dar contenido a las variables que, como ya se señaló, parten de la hipótesis de que la vulnerabilidad social, el desfavorable contexto socio-económico y la desigualdad educativa que viven las y los adolescentes en la Ciudad de México, influyen en la falta de opciones que permitan optar por una idea de fecundidad planificada y orientada según las expectativas globales que éstos demandan directa o indirectamente.

En esta etapa, también se realizará una sistematización de los programas locales implementados para atender la problemática del embarazo adolescente, con el fin de determinar su impacto. Esto se hará a través de un análisis comparativo en el que se cruce la información referente a: los programas, al contexto socio-económico y educativo de las y los adolescentes; así como al número de embarazos y la tasa de fertilidad, para determinar si las políticas públicas generaron algún cambio en los indicadores.

Lo anterior permitirá definir los costos (individuales, sociales y económicos) del embarazo adolescente y la maternidad temprana en la Ciudad de México; conociendo las relaciones de causalidad entre los costos de las políticas públicas y su impacto real, lo cual se apoyará en la consulta de fuentes oficiales.

La segunda etapa constará de un análisis cualitativo sobre el embarazo adolescente en la capital del país. Misma que se realizará mediante la técnica de grupos de enfoque con los siguientes elementos:

  • 8 grupos de entre 6 a 10 integrantes, divididos por adolescentes en general y por mujeres que fueron madres en la adolescencia.

Los grupos de enfoque permitirán acercarse a un diagnóstico del embarazo adolescente y las políticas enfocadas al sector juvenil en la Ciudad de México a profundidad y en su particularidad. Además de consolidar o descartar la hipótesis, servirá para encontrar nuevas líneas no previstas durante el proyecto. Si bien esta técnica no ofrece información suficiente para hacer generalizaciones, sí es fundamental para conocer particularidades que permiten entender el estudio del embarazo adolescente más allá de las generalidades de los datos estadísticos o las teorías.

Además de ello, mediante los grupos de enfoque se conocerá cuál es la percepción de las y los adolescentes respecto al embarazo adolescente y a las políticas públicas dirigidas a atenderlo y las coadyuvantes, identificando cuáles son los elementos fundamentales que han estado ausentes en las políticas dirigidas a atender la problemática y que han limitado su eficacia.

Para dar otra salida de difusión, pensando en los adolescentes principalmente, y para brindar mayores elementos de análisis, se contempla la realización de un documental etnográfico visual según las características propuestas por Randall Collins, donde la interacción está dada por una amplia gama de símbolos culturales acorde a la dinámica tiempo-espacio que experimenta tanto el grupo como el individuo. (Collins, 2009).

Así, el trabajo recuperará los testimonios de las y los adolescentes, a través de un diálogo visual que permita apropiarse de la interacción de los rituales y su atmósfera cargada por significaciones culturales que de otra forma sería imposible captarlos. Así el documental etnográfico, tiene una sólida justificación metodológica, porque permite “estudiar a las personas en su contexto personal y social […], de aproximarse a una realidad de un modo natural y no intrusivo, y de comprender a las personas dentro del marco de referencia de ellas mismas (Suárez, 2008)”.

La razón por la que se eligió esta metodología sobre otras, es su capacidad de remitir a la cotidianidad y emitir un discurso sobre el mundo histórico de la comunidad (Nichols, 1991). De esta forma, el documental etnográfico se apropia del ejercicio de filmación como una herramienta que le permite adueñarse del proceso de reflexión etnográfica, mismo que se constituye por su capacidad de observar regularidades y ausencias dentro del comportamiento humano, lo que a su vez es problematizado a través de la formulación de hipótesis y la sistematización de sus resultados; orientados éstos a interpretar, comprender y representar, a través de un lenguaje visual, las actitudes de las personas y la relación que esto tiene con el carácter del universo cultural proveniente. Lo anterior dota de sentido y vuelve evidente la afirmación de antropólogos como Ardévol: “la etnografía fílmica está integrada y definida por el propio marco de la investigación antropológica (Ardévol 1996:80-81).”

El documental etnográfico permitirá entender cómo se constituye el sentido de los sujetos (sus representaciones sociales) o, en otras palabras, los “sistemas de referencia que vuelven lógico y coherente el mundo para los sujetos” (Martinic, 2006), y que los dotan de las certezas necesarias para accionar e interactuar en él.

Es importante señalar que tanto los avances de la investigación, como los resultados finales, serán difundidos a través de dos artículos indexados y de un libro, que dé cuenta de los resultados de la investigación. La importancia de los artículos indexados y del libro es someter la investigación a estándares de calidad mundial, que respalden el rigor científico y las aportaciones a la comunidad científica y social.

Asimismo, con el objeto de fortalecer los trabajos de difusión y divulgación de la investigación, así como de poner a prueba y discusión los temas, se llevará a cabo un congreso internacional, a realizarse en el segundo año, en él se reunirá a actores de los sectores académico, organismos internacionales (UNFPA, Fondo de Población de las Naciones Unidas), gubernamental (INJUVE/CDMX, INMUJERES/CDMX, SEDESA/CDMX, CONAPO) y de la sociedad civil (Grupo de Información en Reproducción Elegida, Ciudadanía para la Integración Social (CIS), Alianza Nacional por el Derecho a Decidir (ANDAR). Por lo que este evento contará con la participación de autoridades locales, especialistas internacionales en el tema, miembros del proyecto y representantes de organizaciones no gubernamentales.

Los resultados parciales de la investigación también serán discutidos en dos congresos internacionales, esto con el fin de intercambiar puntos de vista y formar redes de trabajo y colaboración con investigadores de talla internacional.

La página web y las redes sociales son otros elementos fundamentales para la difusión y la discusión del tema, porque es importante dejar testimonios de fácil acceso, más allá de los tradicionales como el libro, que sirvan de elementos de consulta para los tomadores de decisiones, creadores de políticas públicas, académicos y público interesando.

Por último, se emitirán boletines informativos (de prensa y electrónicos) con el fin de insertar en la agenda pública el fenómeno estudiado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bibliografía

 

  • Abdella A., et al., (2013), “Meeting the need for safe abortion care in Ethiopia. Results of a national assessment in 2008,” Global Public Health: An International Journal for Research, Policy, and Practice. 8, Issue 4.
  • Advocates for Youth, (2001), “Sex Education Programs: Definitions and Point-by-Point Comparison.” advocatesforyouth.org/publications
  • Advocates for Youth, (2007), “Adolescent Maternal Mortality: An Overlooked crisis”, http://www.advocatesforyouth.org/component/content/article/436-dolescent-maternalmortality-an-overlooked-crisis
  • Ajuwon, A.J., (2007), “Evaluation of a school-based reproductive health education programme in rural South Western Nigeria”, African Journal of Reproductive Health, No. 11.
  • Andrade, H., (2009), “Changes in Sexual Behavior Following a Sex Education Program in Brazilian Public Schools”, Cadernos de Saude Publica, 25.
  • Ardévol, E. (1996), “El vídeo como técnica de exploración etnográfica”, en García Alonso, Martínez Pérez et al., Antropología de los sentidos. La vista, Madrid, Celeste Ediciones.
  • Azevedo, J.P. (2012), Embarazo adolescente y oportunidades en América Latina, Banco Mundial.
  • Banco Mundial/FMI (2009), “Global Monitoring Report 2009: A Development Emergency”, Washington, DC, IMF/World Bank.
  • Blanc, A. (2013), “A review of the evidence on multi-sectoral interventions to reduce violence against adolescent girls.” Integrated Approaches to Improving the Lives of Adolescent Girls Issue Paper Series, New York, Population Council.
  • Blum, R. W. (2004), “The Health of Young People in a Global Context”, Journal of Adolescent Health No. 35.
  • Bolvinik, Julio y Carlos J. (2000), “Mortalidad y crisis”, en Población, crisis y perspectivas demográficas en México, Centro Regional de investigaciones Multidisciplinarias, Universidad Nacional Autónoma de México, Sociedad Mexicana de Demografía, México.
  • Collins, Randall (2009), Cadena de rituales de interacción, México, Anthropos.
  • Escobedo, et al. (1995), “Embarazo en adolescentes: seguimiento de sus hijos durante el primer año de vida”, en Boletín Médico de Hospital Infantil de México, México, vol. 52, núm. 7.
  • Esperanza Tuñón, Pablo y Enrique Eroza Solana (2001), “Género y sexualidad adolescente. La búsqueda de un conocimiento huidizo”, en Estudios Sociológicos, Vol. 19, No. 55, pp. 209-226.
  • Fondo de Población de las Naciones Unidas (2010), Maternidad en la niñez, Informe de la División de Información y Relaciones Externas del UNFPA, Fondo de Población de las Naciones Unidas.
  • González Ulloa, Pablo y Jiménez Vivas, Pedro (2014), “Las prácticas afectivas en una sociedad global. Delimitaciones teóricas y metodológicas para comprender el fenómeno en México” en Revista Mexicana de Opinión Pública, No. 17, julio-diciembre, pp. 89-110.
  • Hensvik, L. and P. Nilsson (2010), “Businesses, Buddies and Babies: Social Ties and Fertility”, at Work,” Mimeo, August 2010.
  • Martinic Valencia, Sergio (2006), “El estudio de las representaciones sociales y el Análisis Estructural de Contenido, en Manuel Canales Cerón, Metodologías de la investigación social. Introducción a los oficios, Santiago, ediciones LOM.
  • Menkes, Catherine (2003) “Sexualidad y embarazo adolescente en México”, en Papeles de Población, México, vol. 9, núm. 35.
  • Menkes, Catherine et al. (2002), “Embarazo y fecundidad adolescente en México”, en Lozano Fernando, El amanecer del siglo y la población de México, Sociedad Mexicana de Demografía, Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias, Universidad Nacional Autónoma de México, Cuernavaca, Morelos.
  • Menkes, Catherine y Leopoldo Núñez (2000), Salud reproductiva en escuelas de educación media superior: informe de avances, Primer Congreso de CONACyT en Ciencias Sociales, Oaxaca, 20 al 24 de marzo de 2000, Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias, UNAM, Cuernavaca, Morelos.
  • Menkes, Catherine; Leticia Suarez y Leopoldo Núñez (2004), “Embarazo y fecundidad adolescente en México”, en Fernando Lozano (coord.), El amanecer del siglo y la población mexicana, (VI Reunión Nacional de Investigación Demográfica en México), México, SOMEDE, Vol. 1, pp.109-129.
  • Mónica Gogna, Georgina Binstock, Silvia Fernández, Inés Ibarlucía y Nina Zamberlin (2008), “Adolescent Pregnancy in Argentina: Evidence-Based Recommendations for Public Policie”, Reproductive Health Matters, Vol. 16, No. 31, 192-201
  • Nichols, Bill (1991), Representing Reality: Issues and Concepts in Documentary, Bloomington, Indiana University Press.
  • Nolwazi, Mkhwanazi (2010), “Understanding teenage pregnancy in a post-apartheid South African township Culture”, Health & Sexuality, Vol. 12, No. 4, pp. 347-358.
  • Núñez, Leopoldo (2000), Incidencia, diferenciales y actitudes del aborto en México: Metodologías Alternativas. Tesis de Maestría; Centro de Estudios Demográficos y de Desarrollo Urbano, El Colegio de México, México.
  • Olga Rojas y José Luis Castrejón (2011), “Género e iniciación sexual en México. Detección de diversos patrones por grupos sociales”, en Estudios Demográficos y Urbanos, Vol. 26, No. 1, pp. 75-111.
  • OPS, UNICEF, UNFPA (2005), “Salud materna e infantil en Nicaragua: Avances y desafíos 2005.”
  • Serrano, Olga y Catherine Menkes (2003), Condicionantes Sociodemográficos del embarazo adolescente en México, México, Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias, UNAM.
  • Stern, Claudio (2003a), El problema del embarazo en la adolescencia, México, El Colegio de México.
  • Stern, Claudio (2003b), “Significado e implicaciones del embarazo adolescente en distintos contextos socioculturales de México: reseña de un proyecto en proceso” Estudios Sociológicos, El colegio de México, Vol. 21, No. 63, pp. 725-745.
  • Stern, Claudio y Menkes, Catherine (2008), “Embarazo adolescente y estratificación social”, en Lerner Susana y Szasz Ivonne (coord.) Salud Reproductiva y condiciones de vida en México. México. El Colegio de México.
  • Suárez, Hugo (2008), El sentido y el método. Sociología de la cultura y análisis de contenido, Michoacán, Colegio de Michoacán-Instituto de Investigaciones Sociales.
  • Welti, Carlos (2000), “Análisis demográfico de la fecundidad adolescente en Papeles de Población, vol. 6, núm. 26, pp. 43-87.
  • Welti, Carlos (2000), “Análisis demográfico de la fecundidad adolescente en México”, Papeles de Población, No. 26.
  • Welti, Carlos (2000), “Análisis demográfico de la fecundidad adolescente en México”, en Papeles de población, nueva época, año 6, núm. 26.
  • Zúñiga, Elena, David Delgado y Beatriz Zubieta (2000), “Tendencias recientes del embarazo adolescente en México” en Antología del foro: Embarazo en adolescentes: avances y retos, México, Secretaria de Gobernación/ Comisión Nacional de la Mujer.

 

Tesis

 

  • Nieves-Rolon, Irvyn E. (2012), El varón adolescente y su educación sexual: Consonancias y disonancias entre la política pública de educación en salud sexual en las escuelas públicas del departamento de educación y la socialización sexual de los varones adolescentes, University of Puerto Rico, Rio Piedras, Puerto Rico.
  • Ortiz Resto, Viviana (2010), Vivencias y opiniones de un grupo de varones puertorriqueños que enfrentaron la paternidad en la adolescencia, University of Puerto Rico, Rio Piedras, Puerto Rico.
  • Troche Flores, Lille I. (2003), Concepciones previas sobre el embarazo que poseen estudiantes de dos escuelas públicas de Puerto Rico durante el año académico, 2002—2003, University of Puerto Rico, Rio Piedras, Puerto Rico.

 

 

 

Fuentes

 

  • Agencia de salud pública de Barcelona (2013).
  • Banco Mundial (2014), World Development Indicators: Reproductive health, http://wdi.worldbank.org/table/2.17, revisado el 1 de agosto de 2014.
  • Births and total fertility rate (2012), by province and territory
    (Fertility rate), Canada.
  • Católicas por el Derecho a Decidir, ¿Qué piensan quienes habitan el Distrito Federal sobre la ley que permite a las mujeres obtener la interrupción legal del embarazo hasta las primeras doce semanas de gestación? file:///C:/Users/usuario/Downloads/otras14.pdf
  • CONAPO (2000), XII Censo General de Población y Vivienda, 2000, Tabulados básicos, México.
  • CONAPO (2008), Estadísticas de divorcios, 2008, Base de datos, México.
  • CONAPO (2008), Estadísticas de matrimonios, 2008, Base de datos, México.
  • CONAPO (2009), Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica, 2009. Metodología y tabulados, México.
  • CONAPO (2009), Estadísticas de defunciones, 2009, Base de datos, México.
  • CONAPO (2010), Censo de Población y Vivienda 2010, Resultados definitivos, México.
  • CONAPO (2013), Proyecciones de la población de México, 2005-2030, México.
  • Dirección General de Estadísticas y Censos de Argentina, 2013.
  • Encuesta nacional de opinión pública sobre el aborto. Resultados preliminares (2013),
  • Gobierno del Distrito Federal-Secretaría de Salud (2011), Agenda Estadística, 2010, México.
  • http://andar.org.mx/cms/images/andar%20presentation_tk_25-sep-2013.pdf
  • Instituto Nacional de Estadística (2013), París, Francia.
  • Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) (2012), Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, 2012, Cuarto trimestre Consulta interactiva de datos. México.
  • INEGI (2010), Censo de Población y Vivienda, 2010, Cuestionario básico, Consulta interactiva de datos, México.
  • INEGI (2011a), Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica, 2009. México.
  • INEGI (2011b), Estadísticas de mortalidad, 2010. Consulta interactiva de datos, México.
  • INEGI (2011c), Estadísticas de nacimientos. Consulta interactiva de datos. México.
  • Datos del Distrito Federal (2011), Estadísticas a propósito del día Internacional de la mujer, México.
  • ONS Vital Statistics (2011), London.

[1] De acuerdo al Banco Mundial, se considera un embarazo adolescente a aquel que ocurre en menores de 20 años.

[2] Según la Organización para la Cooperación de los Países en Desarrollo (OCDE), México tiene la tasa de fecundidad más alta de los países miembros. Para dimensionar la magnitud de esta problemática, hay que decir que Suiza es el país de la OCDE con una menor tasa de fecundidad: 4 nacimientos con madres adolescentes por cada mil mujeres menores de 20 años.

[3] El promedio nacional es de 9.9 años (Conapo, 2012).

 

[4] En ciudades como Barcelona, el número de hijos que las mujeres tienen en promedio es de 1.15; en Buenos Aires es de 1.39; y en París es de 1.60. Fuente: Agencia de salud pública de Barcelona; Dirección General de Estadísticas y Censos de Argentina; Instituto Nacional de Estadística (INSEE), París, Francia.

[5] Cabe señalar que la mayor parte (más del 50%) de estos embarazos concluye en abortos voluntarios. Fuentes: Births and total fertility rate, by province and territory
(Fertility rate), Canadá; Agencia de salud pública de Barcelona, 2012; ONS Vital Statistics 2011, London.

[6] Dentro de estos programas podemos citar “Por mí yo decido” y “Prepa sí”, los cuales pudieron influir directa o indirectamente en la disminución del embarazo adolescente. Cabe señalar que se identificarán las políticas públicas implementadas en la capital del país, independientemente de si fueron instrumentadas por el Gobierno de la Ciudad de México, el gobierno delegacional o el gobierno federal. La investigación tendrá por punto de partida el año 2000, toda vez que con la nueva administración federal, se atestigua una transformación en los programas sociales dirigidos a prevenir el embarazo adolescente.